poet Sor Juana Ines de la Cruz

Sor Juana Ines de la Cruz

Comments about Sor Juana Ines de la Cruz

  • wesley (1/30/2019 8:13:00 PM)

    I am doing a report on this person please tell me TMI aka to much information

    3 person liked.
    0 person did not like.
  • Fabrizio Frosini Fabrizio Frosini (12/4/2015 12:07:00 PM)

    Sor Juana Inés de la Cruz nació en un pueblo de México en 1651 y falleció en la capital de dicho país en 1695. Se destacó como una de las escritoras mexicanas más reconocidas del siglo XVII.
    Se dice que con tan sólo tres años ya sabía leer y escribir con una facilidad inaudita. Estas capacidades la llevaron a codearse con los más altos jefes de la corte del Virreinato de España y, pese a ello, a los 16 años ingresó en el convento de las carmelitas descalzas de México y más tarde en la Orden de San Jerónimo, donde permaneció siempre.
    No era una devota religiosa, en realidad su inclinación por la ordenación, estuvo relacionada con el deseo de no perder sus aficiones intelectuales, de impedir que se la convirtiera (como a todas las mujeres de su época) en una esclava del sexo opuesto, en una mártir de la cocina y las tareas de la casa.
    Puede notarse la gran rebeldía de Sor Juana en algunas de las poemas que se leen a continuación, entre los que se encuentran En que la moral censura a una rosa, y en ella a sus semejantes y De una reflexión cuerda con que se mitiga el dolor de una pasión

    16 person liked.
    2 person did not like.
Best Poem of Sor Juana Ines de la Cruz

On The Death Of That Most Excellent Lady,

(Español)
Mueran contigo, Laura, pues moriste,
los afectos que en vano te desean,
los ojos a quien privas de que vean
hermosa luz que a un tiempo concediste.

Muera mi lira infausta en que influiste
ecos, que lamentables te vocean,
y hasta estos rasgos mal formados sean
lágrimas negras de mi pluma triste.

Muévase a compasión la misma muerte
que, precisa, no pudo perdonarte;
y lamente el amor su amarga suerte,

pues si antes, ambicioso de gozarte,
deseó tener ojos para verte,
ya le sirvieran sólo de llorarte. ...

Read the full of On The Death Of That Most Excellent Lady,